Salud

ANTIBIÓTICO, LIMPIA EL TORRENTE SANGUÍNEO, DESTRUYE EL COLESTEROL Y Más

La albahaca es una hierba aromática rica en aceites esenciales como el geraniol y eugenol, además de poseer buenas cantidades de taninos, saponinas y flavo-noides, con propiedades antiespasmódicas, digestivas, diuréticas, sedantes y antioxidantes, las cuales ayudan a prevenir y a combatir problemas de salud como gripes, presión alta, infarto o insomnio.

Estos son algunos de los aportes que hace la albahaca a la medicina más allá de sus beneficios en la cocina:
Refuerza el sistema inmunológico:

Tanto las hojas como el aceite de albahaca cuentan con propiedades antibacterianas, lo que la convierten en un importante aliado para combatir las infecciones. Fortalece el sistema inmunológico y posee propiedades antibióticas. Puede aplicarse directamente en heridas y hongos y su ingestión puede contrarrestar catarros y resfríos.

La albahaca es sumamente beneficiosa para los riñones. Una combinación de hojas de albahaca y miel, puede lograr que se eliminen del tracto urinario. (Beber durante 6 meses)

Picaduras de insectos:

En el caso de picaduras o mordeduras de insectos, la albahaca actúa como desinfectante. Puede tomar una cucharadita de jugo de hojas, aplicar el jugo en las heridas o hacer una pasta con las raíces.

Protege el corazón:

Las propiedades antioxidantes de la albahaca ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos, limpian la sangre y reducen los riesgos cardíacos.

Ayuda en la pérdida de peso:

Por ser un potente diurético, la albahaca contribuye a la disminución del exceso de líquido en el cuerpo, favoreciendo la pérdida de peso. Asimismo, esta planta también ayuda a controlar la ansiedad relacionada con el trastorno alimentario compulsivo, equilibrando el hambre y disminuyendo el consumo de alimentos calóricos.

Cáncer:

Sus propiedades antioxidantes actúan protegiendo los radicales libres que son los que combate enfermedades como el cáncer. Los flavo-noides y el betacaroteno impiden la oxidación.
Estrés:
Si te sientes nervioso o estresado, te recomendamos masticar 10 o 12 hojas de albahaca para calmar la ansiedad, al mismo tiempo que aporta nutrientes y limpia la sangre.

Aliviar la migraña:

El aceite esencial de la albahaca es rico en mentol, geraniol y linalool, por lo que posee propiedades relajantes y anestésicas que pueden aliviar la migraña cuando es inhalado o aplicado sobre la piel.

Resfrío, tos y dolor de garganta:
La albahaca se utiliza en muchos jarabes para la tos por su efecto expectorante. Moviliza la mucosidad, alivia la bronquitis y el asma.

Cómo preparar el té de albahaca:

Este té es una bebida natural digestiva, ideal en caso de digestión pesada o simplemente para prevenirla.
Es depurativa, ayudando a eliminar toxinas y depurar nuestro organismo.
Ingredientes:

10 gramos de hojas frescas de albahaca
1 litro de agua.
Preparación:
En un cazo pon el litro de agua y lleva a ebullición. Antes de que empiece a hervir añade las hojas frescas de albahaca (no secas), y deja hirviendo durante 3 minutos. Pasado este tiempo apaga el fuego, tapa y deja en reposo durante otros 2 minutos. Finalmente cuela y bebe.

Si lo deseas puedes endulzar con un poquito de miel o con azúcar moreno.

Cómo hacer una infusión de albahaca para los nervios.

La albahaca es considerada como uno de los tranquilizantes naturales más adecuados, gracias a que sus hojas son ricas en un aceite esencial ideal a la hora de elaborar baños relajantes de aromaterapia. Por otro lado, la albahaca tomada en infusión ayuda en caso de cansancio, melancolía y agotamiento nervioso.