CÓMO HACER QUESO FRESCO CON 3 INGREDIENTES QUE TIENES EN CASA

Hacer queso fresco en casa es un proceso sencillo que solo requiere tres ingredientes básicos que probablemente ya tienes en tu cocina. Aquí te explico cómo hacerlo paso a paso:

Ingredientes
Leche entera (1 litro)
Vinagre blanco o jugo de limón (2-3 cucharadas)
Sal (al gusto)
Instrucciones
Calentar la leche:

Vierte 1 litro de leche entera en una olla y caliéntala a fuego medio. Es importante no dejar que la leche hierva; solo debe calentarse hasta que comience a formarse vapor y se vean burbujas en los bordes (alrededor de 85°C si tienes un termómetro de cocina).
Añadir el ácido:

Una vez que la leche esté caliente, apaga el fuego y añade 2-3 cucharadas de vinagre blanco o jugo de limón. Revuelve suavemente para mezclar.
Verás que la leche comienza a separarse en cuajada y suero casi de inmediato. Si no ves esta separación, puedes agregar un poco más de vinagre o jugo de limón.
Reposo y colado:

Deja reposar la mezcla durante unos 10-15 minutos para permitir que la cuajada se forme completamente.
Coloca un colador fino o una tela de muselina (paño de queso) sobre un bol grande y vierte la mezcla para separar la cuajada del suero.
Deja que drene durante unos 10-20 minutos, dependiendo de qué tan firme quieras el queso. Si prefieres un queso más seco, deja que drene por más tiempo.
Sazonar:

Transfiere la cuajada a un bol limpio y añade sal al gusto. Mezcla bien.
Opcional: Puedes agregar hierbas frescas picadas o especias para darle un toque extra de sabor.
Moldear y refrigerar:

Puedes transferir el queso a un molde para darle forma o simplemente presionarlo en un bol.
Coloca el queso en el refrigerador durante al menos 1 hora para que se enfríe y se asiente.
Consejos adicionales
Usa leche entera para obtener un queso más rico y cremoso.
Asegúrate de que la leche no hierva, ya que esto puede afectar la textura del queso.
Guarda el queso fresco en un recipiente hermético en el refrigerador y consúmelo dentro de una semana para disfrutar de su mejor sabor y textura.
Este método básico para hacer queso fresco es muy versátil y puede ser ajustado según tus preferencias. Disfruta de tu queso fresco casero en ensaladas, tacos, o simplemente con un poco de pan.