Salud

UN DERRAME TE AVISA UN MES ANTES

Existen dos tipos de ACVs: el accidente vascular isquémico y el accidente vascular hemorrágico. A continuación explicamos cómo ocurren. La obstrucción de arterias impide la circulación de oxigeno en el cerebro, provocando un accidente vascular isquémico. Normalmente este tipo de derrames ocurre en personas con más edad y está asociado a otros problemas de salud, como colesterol, diabetes, hipertensión y tabaquismo. Los accidentes vasculares hemorrágicos, otro tipo de derrame, acontecen debido a las roturas de los vasos sanguíneos provocadas por traumatismos, coagulaciones o presión arterial alta. Debido al hecho de que cualquier persona, joven o de mayor edad, puede sufrir un AVC, creemos importante ayudar a reconocer anticipadamente todas las señales posibles relacionadas con este problema. Estas señales pueden aparecer ¡hasta un mes antes del derrame!. Señales que anteceden a un ACV Dolor e incomodidad general Pies y manos hinchados Problemas al hablar y para entender a los demás Debilidad y parálisis en un lado del cuerpo Dolor de cabeza Hipo acompañado por estos síntomas Problemas respiratorios Pérdida de visión Adormecimiento de las extremidades Factores que puede provocar un ACV Genética Obesidad Hipertensión Exceso de alcohol Exceso de colesterol Tabaquismo Consumo de drogas Variaciones en el sistema vascular Cómo prevenir un AVC Controlar el colesterol Practicar ejercicios físicos Evitar consumo de azúcar Dejar de fumar Evitar la sal Ejercitar el cerebro a través de la lectura y al aprendizaje Evitar el consumo de grasas Controlar la presión arterial Perder peso Tener una buena alimentación Evitar el exceso de alcohol Controlar el estrés