Le hicieron un pedido de 1500 manzanas con caramelo y lo cancelaron justo antes de la entrega
Los vendedores ambulantes son personas que en su mayoría viven al día y que con la venta de sus productos, llevan el sustento a sus casas. Por eso es importante vender cada producto de su mercancía y cuando alguien les hace un pedido extra o mayor a lo que por lo regular ofrecen, ven la oportunidad de ganar un poco más de dinero. Sin embargo, no siempre es así, ya que hay personas que hacen grandes pedidos y, al final, terminan por cancelarlos. Justo como la historia del señor Enrique, a quien le hicieron un pedido de 1500 manzanas y justo antes de la entrega le cancelaron el encargo. Enrique es un comerciante procedente de Monterrey, México, que desde hace 35 años se ha dedicado a vender raspados, algodones y manzanas caramelizadas para sacar adelante a su familia. Recientemente se dio a conocer porque alguien le hizo un gran pedido de 3000 manzanas, por lo que el hombre se puso manos a la obra. Sin embargo, justo antes de entregarlas, le avisaron que al final les cancelaron el pedido y solo le podrían comprar la mitad de las manzanas. La noticia le cayó como balde de agua fría, ya que en lugar de tener grandes ganancias como esperaba, quedó arruinado y con 1500 manzanas por vender, lo que era imposible de hacer en pocos días. Decepcionado y preocupado por el fallido negocio, Enrique le platicó la situación a sus hijos, por lo que Luis, uno de ellos, le tomó fotos a las manzanas y las compartió en una publicación en su cuenta de Facebook, donde, para recuperar un poco del dinero invertido, las ofertó en ocho pesos mexicanos, cuando su precio regular es de 10.